El Dr. Oz Vende Chatarra

Harriet Hall, Traducido por Alejandro Borgo

Con su entusiasta autobombo y sus embustes al aire, el Dr. Oz siempre me asombró por sonar más a un vendedor de automóviles usados que a un respetado cirujano cardiotorácico. Un vendedor de automóviles usados le dirá a usted que el automóvil está en condiciones impecables, que siempre estuvo guardado en un garaje climatizado, y que solo fue manejado una vez dando una vuelta a la manzana por una bisabuela de noventa años. Luego usted encuentra que hace ruidos extraños y recibe un informe de CarFax que dice que fue exhaustivamente reconstruido después de un accidente hace casi dos años en el cual chocó contra un camión cisterna de cemento. El vendedor le mintió y le vendió chatarra.

El Dr. Oz promociona toda clase de afirmaciones cuestionables sobre la salud. Se la pasa inventando nuevos productos milagrosos del tipo Miracle Weight Loss (Pérdida de peso milagrosa), siempre presuntamente mejores que el que promocionó hace un mes. Tiene invitados que dan testimonios. Puede hacer una demostración incompleta, que no prueba nada. Puede entrevistar a un experto que explica la “ciencia” que hay detrás del producto. Luego usted lo prueba y no funciona. Entonces busca estudios científicos que supuestamente probaron que funciona, y descubre que, como Gertrude Stein dijo sobre Oakland, “ahí no hay nada”. Como el vendedor de automóviles usados, el Dr. Oz le ha vendido a usted chatarra.

Así que no me sorprendió enterarme de que el Dr. Oz está vendiendo otra clase de chatarra, del tipo que crece de los árboles. No, no ha abierto un puesto de verduras o una carnicería, pero está vendiendo la idea de que beber el jugo de limones frescos con agua es beneficioso para la salud. Su artículo online se titula “5 beneficios de beber agua de limón: tomar esta deliciosa bebida es un camino simple para mejorar la salud”.

El video

Un video clip de su programa de TV demuestra que es muy buen showman pero muy pobre en lo que se refiere a la ciencia. En ese video, Oz dice que si usted quiere perder unos kilos, verse y comer un poquito mejor, “comer limpio” puede ser el camino. Oz entrevista a una nutricionista que ofrece “una solapada manera de ayudarlo a comer limpio todo el día”. Dice ella:

  • Tiene que evitar los conservantes químicos, los endulcorantes y los colorantes artificiales. Tiene que comer la comida “en su forma más auténtica”, en su estado más natural. (La falacia de lo “natural”. A veces, las comidas cocinadas son más nutritivas).
  • Dice ella: “luego de una larga noche, tiene que hidratarse” (¿Hay alguna evidencia de que usted está deshidratado/a cuando se despierta?)
  • Tomar una taza de agua con un limón exprimido “es una excelente forma de mantenerse hidratado/a”. (Tomar agua o cualquier otro líquido es igualmente bueno para hidratarse).

Llegado este punto, el Dr. Oz interviene diciendo que ello aumenta la saliva (¿eso tendería a deshidratarlo?) pero dice que es también “pensado como una forma de desintoxicación” (¿Qué se supone que eso significa? Ni siquiera es buena gramática. Y la idea de que necesitamos desintoxicarnos es un mito).

Volviendo al artículo

Hacer su propio jugo de limón con limones frescos es “una manera simple y refrescante para mantener un estilo de vida saludable. La fruta contiene nutrientes que son vitales para su salud. Dándose el gusto con una sabrosa bebida baja en calorías, usted se hidratará y obtendrá cinco beneficios al mismo tiempo”.

Examinemos esos cinco beneficios:

  • Mejora la calidad de la piel. El colágeno mantiene la elasticidad de la piel. “Cuando usted incrementa su ingesta de vitamina C, le está dando a su cuerpo los nutrientes apropiados que se necesitan para mantener una piel saludable”. (Pero si usted no tiene un déficit de vitamina C, no necesita incrementar la ingesta. Y no hay evidencia de que beber agua con limón tenga algún impacto mensurable sobre la salud de la piel).
  • Ayuda a la digestión.
  • Comenzar el día con agua de limón tibia “activará su sistema digestivo”. (Flash de noticias: su sistema digestivo siempre está preparado para funcionar; no necesita ser activado).
  • “El ácido cítrico que contienen los limones complementa a los ácidos estomacales que ayudan a digerir la comida”. (Su estómago no necesita ninguna ayuda; ya es más ácido que el jugo de limón, y mucho más ácido que el limón diluido con agua de un pH neutral).
  • Beber de a sorbos esta bebida tibia también actúa como un ligero laxante, promoviendo la regularidad. (Comer cualquier cosa o beber cualquier bebida tibia estimula un reflejo grastrocólico que produce contracciones intestinales).
  • Ayuda al sistema inmune. “Incrementar su ingesta de vitamina C lo ayudará a acrecentar y mantener su inmunidad lo cual finalmente le evitará enfermarse” (La ingesta adecuada de vitamina C ayuda a mantener el cuerpo sano; pero la vitamina C suplementaria no lo previene de enfermarse. De hecho, el sistema inmune puede enfermarlo con dolencias autoinmunes).
  • Previene los cálculos renales. Los limones contienen ácido cítrico; los niveles bajos de citratos pueden jugar un rol en la formación de piedras de calcio en el riñón. “Aunque no está probado, parece que los productos que contienen limón incrementan los niveles urinarios de citratos”. (Esto es pura especulación. El agua de limón podría reducir el riesgo de cálculos renales, pero no hay evidencia de que lo haga).
  • Mejora el sabor. Se trata de un asunto de gustos. Algunas personas podrían disfrutar del sabor ácido; algunas querrán agregarle un endulzante; otras preferirán el gusto de otras bebidas. “La clave es tomar agua durante todo el día (no importa lo que usted le agregue) de manera que pueda estar hidratado y sentirse lo mejor que pueda”. (El consejo de tomar agua todo el día está basado en un mito. Para la mayoría de la gente, es suficiente beber [agua o cualquiera otra bebida] cuando tengan sed o noten que están orinando poco).

This article was originally available in English.
Click here to read it.


Pero…

¿Cuánta vitamina C hay en “un jugo de limón exprimido”? No mucha. La mitad de un limón contiene el 92 por ciento de la vitamina C que se requiere diariamente. La vitamina C es esencial para prevenir el escorbuto y sostener las funciones vitales y no se almacena, así que debe ser ingerida regularmente. Pero muchas otras comidas son ricas en vitamina C, tomillo, perejil, col rizada, brócoli y frutillas. A menos que usted esté sufriendo un déficit de vitamina C, problablemente no la necesite. Cualquier exceso será excretado en la orina. ¿Su inodoro será más saludable? Lo dudo.

¿Y qué hay de los efectos adversos? Los dentistas advierten que beber agua con limón puede dañar el esmalte dental.

Conclusion: a pesar del nombre, el Dr. Oz no es Mago.

Si usted disfruta cuando toma agua tibia con limón exprimido, adelante. Pero no se sienta obligado a beberlo creyendo que va a mejorar su salud. Obtenga su vitamina C de una dieta variada, saludable, enfatizando las frutas y los vegetales. Beba cualquier líquido que le guste y tómelo cuando tenga sed. El país de la realidad es preferible al país de Oz.


Nota del traductor: Hall utiliza un juego de palabras en el título ya que “to sell lemons” es una expresión popular similar a “vender chatarra” y el Dr. Oz justamente aconseja (sin prueba alguna) tomar agua con limón exprimido, por lo cual, “vende limones”.

Harriet Hall

Harriet Hall, MD, a retired Air Force physician and flight surgeon, writes and educates about pseudoscientific and so-called alternative medicine. She is a contributing editor and frequent contributor to the Skeptical Inquirer and contributes to the blog Science-Based Medicine. She is author of Women Aren’t Supposed to Fly: Memoirs of a Female Flight Surgeon and coauthor of the 2012 textbook Consumer Health: A Guide to Intelligent Decisions.